Un último día conmigo - Pat Casalà

16 ene. 2018

Título original: Un último día conmigo    
Categoría: Novela romántica contemporánea       
Editorial: Red Apple Ediciones   
Páginas: 382             

Argumento:

Lúa siempre ha sido un tanto diferente al resto. Centrada en su carrera profesional nunca se ha relacionado demasiado con amistades y compañeras de trabajo. Su vida es la medicina y su marido, su único amigo desde los nueve años. Es una mujer racional, que valora siempre los pros y los contras de todas sus decisiones y nunca se deja llevar por los sentimientos. Pero encontrarse a su marido en la cama con otra trastorna todos sus esquemas.


Terminada su residencia en el hospital, Lúa decide embarcarse en la mayor aventura de su vida y se va como voluntaria en una misión de Médicos sin fronteras en una región recóndita del Congo para volver a poner su vida en perspectiva. Y allí, en mitad de la selva, conocerá a Matt, la persona menos indicada para que desate sus sentimientos y tal vez la única que conseguirá cambiar su manera de ver la vida.

Opinión personal:
Este es el segundo libro que leo de esta autora y tenía algo de miedo con él. Me costó engancharme al anterior y no quería que volviera a pasarme lo mismo.

Lúa ha creado corazas alrededor de sus sentimientos. Vive su vida haciendo listas de pros y contras para tomar cualquier decisión. Hasta que un día se encuentra a su marido engañándola con otro. Ahí decide seguir el camino de su padre y unirse a Médicos sin Fronteras para ir a África. Lo que no sabe es que ahí toda su vida va a cambiar cuando conozca a Matt, un famoso actor americano. 

Es cierto que el principio es algo lento, que ninguno de los personajes me caen especialmente bien ni puedo sentirme identificada con ellos, pero luego cambia mucho. Me explico, iniciamos la historia conociendo a Lúa, una chica muy cuadriculada, de ideas fijas y obsesionada con hacer listas de pros y contras y mantener sus sentimientos guardados. Lúa está casada con Cesc hasta que le pilla en la cama con Olga, y resulta que llevaba 5 años engañándola. 

En este punto, era imposible que Cesc me cayera bien. Es cierto que gracias a que tenemos su punto de vista, puedo entender su posición. Ceder constantemente todo lo que quieres por su mujer, renunciar a sus sueños y deseos y que no lo valoren en absoluto... Lúa tampoco me caía bien, la serenidad con la que reacciona, su propia imposición de mantener la calma, de no reaccionar con sentimientos... Pero es a raíz de este hecho que Lúa decide irse a África con Médicos sin Fronteras. Ahí conoce a Matt y la fría y distante Lúa parece empezar a cambiar

Matt al inicio me tenía desconcertada. En parte me gustaba, es cierto, pero por otro lado no entendía su obsesión por Lúa. Sentía una atracción muy fuerte hacia ella, es cierto y notaba la misma por su parte pero, si cuando se lo insinúas ella se niega a dar rienda suelta a esa atracción, tu tienes que aceptarlo, no acosarla y casi hasta forzarla para que la atracción vaya a plano más físico. Al igual que la su obsesión por cambiarla. Lúa tiene una coraza que la protege y es reservada, no le gusta mostrar sus sentimientos, así que si te gusta, tienes que aceptarla de ese modo, no proponerte hacerla cambiar y sentir y vivir como a ti te gusta. 

Dicho esto, quiero comentar que el libro me ha gustado, he disfrutado de él y desde el momento en que Lúa llega a África, sin duda me ha teñido enganchada y cautivada por su historia con Matt. Es cierto que hay ciertos aspectos que a mí me han chirriado, que yo creo que no hubiese tolerado por parte de Matt, como he contado antes. Pero si es cierto que el cambio que se produce en Lúa (algo drástico y rápido por eso) es para bien. Me ha gustado ver a Lúa reír, disfrutar, llorar... en definitiva, sentir y demostrarlo. 

He hablado mucho del libro pero todavía no os he contado sobre sus personajes. Lúa, nuestra protagonista, es doctora, acaba de terminar su residencia en el hospital de Vic. Cesc, el marido de Lúa, tiene un sueño, abrir un restaurante en Palamós, pero ha renunciado a todos sus sueños en pro de los de Lúa. Matt, el protagonista, es un famoso actor en Estados Unidos. Pero su mayor sorpresa es que Lúa no le reconozca. Además, tenemos otros personajes secundarios que me han gustado bastante. Berta es la compañera de habitación de Lúa en África. Es una mujer muy vital con una historia que se nos va contando a lo largo del libro y que me ha gustado mucho. Derek, el hermano de Matt y el director del hospital en África, tiene un papel muy poco importante aunque es el motivo por el que Matt aparece. Su historia con Manuela se cuenta muy de fondo. 

De este libro sin duda me llevo la idea de vivir, de aprovechar el momento, de arriesgarte y de no conformarte con aquello que has tenido siempre y que crees que es lo que quieres. De que el amor es algo que no puedes controlar, que no puedes decidir con una lista, que simplemente puedes sentirlo. 

Además, quiero destacar la situación que nos describe en África. Esos médicos sin fronteras, las condiciones en las que trabajan, los niños y adultos a los que atienden, sus pocos recursos y su agradecimiento hacia esas tareas. Hay mucha gente haciendo estos actos pero quizás en pocos sitios podemos leer sobre ello, así que me ha gustado mucho que esta novela aportara este escenario tan poco común en novela romantica.


3.5/5

1 comentario:

  1. ¡Muchísimas gracias por la lectura, Jud! La verdad es que el tema de África y Médicos sin fronteras siempre me había interesado y creo que es importante concienciar a la gente de lo que hacen estos médicos. ¡Un beso!

    ResponderEliminar