Las ranas también se enamoran - Megan Maxwell

28 nov. 2011

Megan Maxwell es el seudónimo bajo el que escribe Carmen, una romántica empedernida. Nació una fría tarde de febrero en Nüremberg (Alemania). Es hija de una española y americano. Antes de cumplir su primer año de edad, su madre, una toledana muy guapa, hizo las maletas y juntas regresaron a España. Concretamente a Madrid, donde su familia las recibió con los brazos abiertos. En su niñez siempre le gustó leer libros sobre mujeres decididas, valientes y con carácter. Nunca le gustaron las féminas modositas.

Como Megan siempre dice: "Para mí escribir es soñar". Por ello escribe, sueña, inventa y crea historias sobre mujeres de rompe y rasga. Mujeres dispuestas a dejar su pequeña huella en el mundo y demostrar que eso de que somos el sexo débil, está obsoleto y anticuado.

Durante años trabajó como secretaria en una asesoría jurídica. Allí escuchó los problemas de muchas personas, hasta que un día decidió hacer algo con su propia vida. El destino le dio una oportunidad y se lanzó a la piscina dispuesta a conseguir su sueño: publicar sus novelas.

Megan Maxwell vive en un encantador pueblo de Madrid, en compañía de su marido, sus dos hijos, su perro Drako y su gato Romeo. 

Título original: Las ranas también se enamoran
Categoría: Romántica contemporánea
Editorial: Versátil Ediciones
Páginas: 381
Oficial site: Web
Este libro contiene la descripción de alguna escena de sexo, por lo que, estáis avisados.

Argumento:
Marta Rodríguez es una joven y divertida madre soltera que conduce una Honda CBF 600. Trabaja en el taller de moda flamenca de Lola Herrera, donde hace un poco de todo.
Tan pronto soluciona temas de banco como diseña y cose el mejor vestido de flamenca.

La vida de Marta, y su entorno, da un giro de 180 grados cuando el hijastro de su jefa, Philip Martínez, un empresario inglés, serio a la par que sexy, se cruza en su camino. 

¿Qué será Philip, una rana o un sapo más en el gran charco de la vida?


Opinión personal:
Siguiendo mi linea de leer a autoras españolas, le ha tocado el turno a Megan Maxwell. Había oído hablar un montón de ella y todo el mundo le daba unas críticas buenísimas así que me dije a mi misma que tenía que leer algo de ella y realmente no me arrepiento para nada de esa decisión. No me sorprende que esta mujer haya podido hacerse un hueco dentro de la literatura romántica española. Ahora mismo, tengo todos sus otros libros en mi lista de "pendientes por leer" y con unas ganas tremendas de hacerlo.

Su forma de escribir es muy refrescante, los diálogos son muy abundantes y te hacen la lectura mucho más rápida. Marta, Patricia y Adrian hacen que sea imposible no ponerte a reír con casi todos los comentarios que hacen, es que incluso con algunos ¡estuve 5 minutos riéndome a más no poder!

El libro plantea un juego que realmente para mucha gente es una realidad pese a que la gente no lo considera exactamente un juego: "de rana en rana y busco otra porque me da la gana". Básicamente son relaciones esporádicas, gente que no quiere establecer vínculos con nadie en concreto, pero a Marta no termina de salirle como ella quiere aunque intente hacerlo y es que Phillip es un pedazo de hombre que, ¿quién no se enamoraría de él? Normalmente no me van mucho los rubios y considero que los ingleses por norma general son bastante sosos pero en este caso, haría una excepción con esta rana inglesa y es que me he enamorado con todos sus gestos, sus palabras, sus detalles, la manera en que habla a la hija de Marta... ¡TODO!

A parte de enamorarme de Phillip, uno de los personajes que más me ha gustado ha sido el de Patricia, la mejor amiga de Marta. Es una chica que vive la vida al día a día, muy activa y optimista y siempre dice todo lo que se le pasa por la cabeza, sean o no barbaridades. Por ese mismo motivo las salidas que tiene son tan buenas, ya que son muy espontáneas. Son pensamientos que muchos de nosotros nos callaríamos, pero que ella siente la necesidad de expresarlos y a veces la hace meterse en algún que otro lío. Como le pasa por ejemplo con el "calvo" y su manera de conocerle...es la forma de ligar más divertida y con la que más he alucinado, de verdad. ¡No me podía creer que realmente estuviese haciendo eso! Me encantaría poder leer la historia completa de como fue la relación de estos dos...así que Megan, ¿por qué no escribes su libro?

1 comentario:

  1. Me encanta saber que la novela te ha gustado, divertido y en cierto modo enamorado. Un besazo y espero que vuelvas a leer algo mío.

    ResponderEliminar