Gritaré tu nombre - Karole Cozzo

27 dic. 2015

Karole Cozzo vive en las afueras de Filadelfia con su amoroso esposo y su adorados hijos. Sus aficiones incluyen una persistente aficción a Starbucks, comer demasiados dulces, vaciar su cartera en Target, pasar tiempo con su familia, la decoración de su casa, y completar cualquier otro astuto proyecto que pueda ocurrírsele.

Karole es licenciada en Psicología, estudios de la mujer, y la biología, pero nunca ha tomado un curso formal de la escritura creativa, a pesar de que realmente desea hacerlo un día.

Por el día es psicóloga en un colegio, por la noche es madre de dos niños maravillosos y al amanecer es escritora de libros juveniles que es una de las cosas que más le gusta hacer. Gritaré tu nombre es su primera novela. 

Título original: How to say I Love you out Loud
Categoría: Novela romántica juvenil
Editorial: Alfaguara
Páginas: 255

Argumento:
«Me di cuenta de lo bien que se acoplaban nuestras manos aquella vez que me dejaste tocarte. Vi que te sentías sola, muy, muy sola. Me pareció lo más absurdo del mundo..., porque hay alguien que está deseando pasar el tiempo contigo. Todos y cada uno de los días de su vida.»

En casa, Jordyn siempre ha sido la hermana paciente y comprensiva, haciéndose a un lado mientras el tiempo de sus padres se consume en el cuidado de su hermano, Philip, que tiene autismo.

Ahora Jordyn se ha cambiado a un nuevo instituto y siente que es la oportunidad que estaba esperando para empezar de nuevo: está decidida a ocultar la existencia de su hermano. Pero las mentiras tienen un coste y Jordyn no tarda en darse cuenta de que, si sigue alejando a todo el mundo de su vida para que no descubran su secreto, podría perderlo todo, incluido a Alex, por quien siente algo muy especial.

¿Encontrará Jordyn el valor para decirle a Alex cómo se siente y contarle la verdad sobre su familia antes de perderlo para siempre?

Opinión personal:
La primera vez que leí el argumento de este libro llamó por completo mi atención, no por ser una historia romántica, no por ser juvenil, ni por la portada pese a que son el tipo de libros que a mi me gustan. Lo que más me llamó fue el hermano de la protagonista, Philip, por el autismo. Desde hace unos años soy profesora de Educación Infantil y también de Educación Especial y el año traté con varios niños de primaria, más pequeños que en el caso de Philip que ya está en el instituto, con ese mismo trastorno en diferentes grados. Así que me llené de curiosidad por saber cómo iban a tratar el autismo en este caso. Aunque tengo que matizar que una de las características del autismo es que su capacidad cognitiva se ve muy reducida. Hay muchos tipos de autismo, pero el que se destaca por la inteligencia, es el asperger. Por lo tanto, deduzco que es ese tipo de trastorno el que Philip padece.
Y entonces, ¿por qué los comentarios sobre él los siento tan personales? ¿Por qué YO me siento insultada?¿Por qué me cabrean tanto?Es Phillip. Phillip, el que a veces ni siquiera me reconoce fuera de nuestra casa. En el fondo, bien podrían estar hablando de un extraño. Pero... no lo pillan. No pillan que esto no es NINGUNA broma. Phillip es una persona; no es un chiste sobre el que hablar alrededor de una fogata.
Dicho esto, creo que tengo que aclarar que este libro, aunque pueda considerarse como tal, no creo que sea una historia romántica propiamente dicha. Sí, hay una historia de amor entre Jordyn y Alex, una bonita historia con un pasado que iremos descubriendo, con unos problemas que hay que solucionar para avanzar y con una evolución clara en los personajes que aparecen. Pero creo que el centro, el núcleo de la historia no se centra en eso, sino que se centra en Philip y en como Jordyn tiene que aprender a aceptar a su propio hermano tal y como es.

Al principio de la historia odié mucho a Jordyn por la forma en la que trata a su propio hermano "por no ser normal" pareciendo que no entiende que él no elige ser así sino que sufre un trastorno. Me ha hecho verdadero daño ver como reniega de él, como puede llegar a ignorarle cuando le ve sufrir, por la vergüenza de que le relacionen con él, por el miedo a que la tachen de ser la hermana del loco, raro, psicópata y mil palabras más despectivas que le adjudican sin saber qué problema tiene. Quizás tenga sus motivos, es cierto, pero no por ellos creo que tiene que comportarse como lo hacen, porque haciéndolo ella es peor que todos los que se meten con su hermano por su condición.
Me muerdo el labio inferior y reflexiono un poco más. ...Excepto que... hay una lente a través de la cual vemos a cada persona de este mundo. Con cada dato que descubrimos de ellos, esa lente se ajusta, muy ligeramente... puede colorear, nublar... va cambiando la forma en la que vemos a esas personas.Al no conocer la existencia de Philip, la percepción que tiene Erin de mí no se ha visto afectada. No quiero que eso cambie. 
A lo largo del libro, podemos ver como, sobretodo gracias a Alex, Jordyn evoluciona en relación a su hermano, a ella misma, como deja de estar encerrada en si misma, con sus muros y empieza a abrirse, y con esa evolución empieza a caerme bien. Se da cuenta de lo que está haciendo y de que con su forma de actuar está siendo peor que los que la rodean, porque quizás no se ríe de él directamente, pero permite que otros lo hagan sabiendo que él no puede defenderse.

Por otro lado, creo que quizás la forma en que en primaria trataron a Philip no es para nada real. Yo he estado en un colegio con niños con autismo integrados totalmente dentro de una clase ordinaria, y al contrario que Philip, eran niños que no tenían la capacidad matemática de él, niños que cursaban 2o, 3o, 4o o 5o de primaria y estudiaban conceptos de infantil aún. Pero pese a eso, eran niños totalmente integrados y queridos por todos sus compañeros, que siempre alababan cualquier pequeño avance que hacían, que nunca se les ocurriría reirse de él, burlarse o llamarle despectivamente, porque son niños que han aprendido a convivir con esas diferencias, son niños que aceptan la diversidad y creo que eso les hace mucho más ricos. Por ese motivo no entiendo como los compañeros de Jordyn que siempre han convivido con Philip puedan llegar a tratarle así.
-Es fácil para mí. Pero el resto del mundo no reconoce a Philip de la misma forma en la que el resto del mundo te reconoce a ti -señala mi caja-. Mira todas estas cosas, ¿cuántas veces me he sentado entre el público para que otras personas reconozcan lo impresionante que es mi hija? -mamá me mira fijamente a los ojos y desearía poder ignorar su aspecto vidrioso-. Crees que es egoísta pero no es así. Es sentir que el amor y la alegría que encuentras en tu hijo no puede guardarse solo en tu corazón, es sentir que el mundo debería homenajear, también, a tu hijo. Todos los niños deberían ser homenajeados así, al menos una vez -su garganta tiembla y su voz se convierte en un susurro-. Es algo que pertenece al hecho de ser padre y no creo que estuviese siendo egoísta por querer eso, solo una vez, para Philip. 
A nivel general, ha sido un libro que me ha gustado mucho, que me ha tocado hondo y me ha hecho llorar y emocionarme. En muchos casos de impotencia, otros de rabia y otros de emoción. No quiero poner spoilers pero hay un momento del libro que es totalmente clave. El discurso que Jordyn da sobre su hermano, sobre sus sentimientos. Ese discurso creo que resume a la perfección lo que puede llegar a sentir alguien que trata a diario con gente autista. Creo que es un libro que describe de forma muy acurada este trastorno y a la vez lo hace de una forma bastante simple para que todo tipo de público pueda llegar a entender un poco más el trastorno. Sé que no he hablado de la relación de Jordyn y Alex, pero en mi opinión, en este libro la relación de ellos dos es un segundo plano, siendo la relación familiar y el trastorno autista los protagonistas. Pese a eso, tengo que añadir que me encanta Alex, su sentido del humor, su bondad, su cariño y lo trabajador que es. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario